ALVARO MONTELONGO: UN BAILARIN LIBRE E INSPIRADO

ALVARO MONTELONGO: UN BAILARIN LIBRE E INSPIRADO

 

Por Balletóperafan

 

Tomar un café y charlar con Álvaro Montelongo es un deleite. Poseedor de  gran carisma, alta estatura y sonrisa a flor de piel, este joven bailarín tapatío de apenas 20 años se encuentra actualmente en California preparándose en el fascinante universo de la danza contemporánea. Será un privilegio verle bailar este sábado en la Muestra Internacional de Ballet Clásico y Contemporáneo organizado por la maestra Doris Topete, en beneficio de los Hospitales Civiles de Guadalajara.  Muy gentilmente Álvaro aceptó obsequiarnos parte de su tiempo para compartirnos detalles de su vida artística y también datos sobre su cercana presentación dancística en el escenario del Teatro Degollado la noche de este sábado 1 de Julio en la mencionada muestra.

 

ALVARO MONTELONGO FOTO

Fotografía: Andrea Rodriguez

 

Cuéntanos sobre tus inicios en la danza. ¿Cómo llegas a este universo?

Desde pequeño bailaba con mis escasos conocimientos de danza. En la escuela primaria me encantaba participar en las clases de Educación Artística, mi maestro en aquel entonces sugirió a mis papás que me inscribieran con la maestra Doris Topete, obviamente mis papás no estuvieron de acuerdo al principio, ya sabes, por las ideas erróneas que se tienen sobre la danza masculina, decían “¡como mi hijo va a bailar, eso es para niñas!” y se negaron. Yo les insistí por uno o dos años hasta que los convencí y me llevaron con la maestra Topete, debo haber tenido unos ocho o nueve años. Comencé a prepararme como bailarín y estuve estudiando dos años. Me salí porque quería vivir una vida normal, una vida social, las clases eran muy demandantes. A los quince años regresé pero fue al teatro musical, estuve en Escena Tres, entré a una obra llamada Across The Universe, recobrando mi gusto por el teatro y la danza, luego siguió Aída de Tim Rice y Elton John, producida por Chema Verduzco, la verdad me encantó y me orienté más por el baile. Abandoné esa escuela, estaba en primero de preparatoria y les dije a mis papás “Necesito bailar, debo aprovechar este momento que estoy tan joven si no, no lograré convertirme en ese alguien que yo quiero ser” me fui luego a Córdoba, Veracruz. Allí conocí una maestra que evalúa nuevos talentos jóvenes para desarrollar sus habilidades y apoya su gran potencial. Estuve un año y obtuve una beca para estudiar en Sarasota, de allí pasé a Nueva York y luego a Los Ángeles, donde actualmente estudio la licenciatura. Ya tengo allí dos años, me falta otros dos.

¿Por qué optaste por la danza contemporánea?

Mi meta en la vida es brindar a la gente, a través de la danza, una chispa de inspiración, de amor, de paz, algo que le recuerde que dentro de su ser tiene todo. El ballet Clásico es muy estructurado, es una disciplina que cambia muy poco al paso del tiempo, entonces en la danza contemporánea es más fácil expresarse libremente, con movimientos que no están precisamente dentro de una estructura rígida, por eso opté por la danza contemporánea que me permite expresarme como yo deseo realmente.

ALVARO MONTELONGO FOTO 2

Fotografía: Luis Martinez

 

Platícanos sobre el cortometraje en que recientemente participaste…

Tengo un amigo en Barcelona que está estudiando cine y juntos hicimos un proyecto en una montaña, es la historia de una persona que no sabe lo que busca en la vida, entonces hay tres personajes que le ayudan en esa búsqueda hasta que dentro de sí haya lo que buscaba, fue un proceso muy grato, difícil en el sentido de que estaba descalzo, corriendo entre las piedras, bailando en los caminos de tierra, etc. En este trabajo pude saciar mis anhelos artísticos, lo hicimos por puro gusto y está en proceso de terminarse. Será utilizado como publicidad para una marca que se llama Fuego Azul, se trata de una empresa que crea playeras de una diseñadora mexicana que colabora con mujeres de las colonias huicholes que aportan sus artesanías y conceptos. El corto aún no tiene nombre.

También platícanos de las improvisaciones que hiciste en París…

Cuando viví en esa ciudad de lunes a jueves hacía una improvisación inspirado, la primera fue en el Palacio de Versalles, en los jardines, como todo era muy simétrico, me sentí inspirado por eso y también en la fuerza que ese lugar me contagiaba, también hice otra improvisación interesante en el Museo de Louvre, me inspiré en estatuas que no tenían brazos o piernas, con un torso muy expresivo, entonces en esa improvisación trataba solo de mover el torso, también improvisé en estatuas de atractivas formas y en pinturas de danzas paganas, entre otras fuentes de inspiración.

¿Qué vas a bailar en la Gala de este sábado en la Muestra Internacional de la maestra Topete?

La Gala será muy interesante y tendrá invitados de Japón, Chile, Perú, Estados Unidos y México. Habrán muchos números de distintas academias, yo seré el segundo participante y mi número se titula Dico que viene de dicotomía. Es una coreografía que combina movimientos de gran fuerza con otros muy suaves, el Yin y el Yang, lo masculino y femenino.

En tu opinión ¿Es la danza un arte para multitudes?

Los espectáculos mayúsculos como los organizados por Isaac Hernández y Elisa Carrillo son una inspiración para nosotros los bailarines que estamos preparándonos, y también es un vehículo de lucimiento y virtuosismo para los bailarines vigentes ante el público ávido de la danza y el ate en general. Son espectáculos muy efectivos para el desarrollo de la danza de nuestro país, me gustaría que hubiera más talleres y clases maestras con coreógrafos y bailarines extranjeros en beneficio de toda la comunidad artística.  Así mismo ceo que hay danza para multitudes orientada al entretenimiento y diversión, pero también hay danza más íntima en escenarios más reducidos como en museos o teatros pequeños en que el artista está más cerca del espectador y por lo tanto se aprecian mejor sus sensaciones y lenguaje corporal.

ALVARO MONTELONGO FOTO 3

Fotografía: Jacobo Ríos

 

¿A cuales bailarines admiras?

Isaac y Esteban Hernández me brindan inspiración para continuar bailando, también en la compañía Alvin Ailey admiro mucho a un bailarín llamado Jamar Roberts, también a Elisa Carrillo, al español Ángel Corella y al americano Desmond Richardson, co-fundador del Complexions Contemporary Ballet, entre otros. Sergei Polunin también me parece un gran bailarín.

Y una pregunta final muy común: ¿Qué sientes al bailar?

El baile es como la vida, baja, sube, va en diagonal, a veces es una forma de disciplinarme, otras me hace sentir en éxtasis, me hace sentir mi grandeza, otras ocasiones me ayuda a sacar mis celos o enojo, mi depresión, trato de no separar a la danza de mi vida personal, pero a veces hay que enfocarse más en el trabajo que en lo que acontece en tu vida. Todo depende del momento, el estado de ánimo, en la danza respondo a lo que acontece en mi interior y a veces en respuesta a lo que hay fuera, a los diversos ambientes. La danza me inspira realmente. En mi futuro voy a crear una organización llamada Joya compuesta por diversos elementos: Colectivo de Danza Joya cuyo objetivo será el brindar una chispa de inspiración a la gente,  una escuela de danza con el objetivo de formar bailarines, Joya Dance Wear Men que será una marca de ropa de danza para hombres y también Producciones Joya una empresa de organización de eventos,  promoción artística y cultural para talentos de la danza. Este es mi plan a futuro y tengo fe que voy a lograrlo. Mi filosofía es disfrutar jugando. Ya no quiero sufrir (risas).

 

 

 

MUESTRA INTERNACION DE DANZA CLASICA Y CONTEPORANEA

1 de Julio de 2017 / 20 horas

Teatro Degollado

muestra de danza